1. Consejos para cuidar tus piezas

Recuerda que todas nuestras joyas y complementos están realizados de forma artesanal y con mucho mimo. Por nuestra parte esperamos que las trates con el mismo cariño y cuidado con el que fueron realizadas.

Si quieres que te duren en buen estado durante mucho tiempo, te damos algunos consejillos.

 

Intenta proteger tus piezas de la suciedad. Tanto el polvo del ambiente como la propia grasa corporal de la piel pueden hacer que tus joyas se ensucien. Te recomendamos que guardes tus piezas en un lugar adecuado protegidas del aire y de la humedad. También es recomendable que las limpies de vez en cuando, con un pañito suave. En el caso de la plata puedes limpiarla con algún producto adecuado de los que existen en las droguerías, o bien usar formas más tradicionales como el bicarbonato. Si tienes dudas al respecto puedes escribirnos y te contaremos como hacerlo.

 

Intenta proteger tus piezas de la humedad. Todas nuestras joyas incluso los diseños que están realizados en papel, llevan un tratamiento que los protege de la humedad, los golpes, etc. En el caso de los metales, todos reaccionan a la humedad en mayor o menor medida, incluso la plata y el oro. Es su naturaleza. Para evitar que tus joyas se deterioren y ensucien te recomendamos que evites mojarlas y llevarlas puestas en ambientes muy húmedos. También debes tener cuidado al ponerte perfumes, colonias y lacas si las llevas puestas porque se pueden manchar o perder el brillo.

 

Intenta guardarlas con cariño y ordenadas. El roce entre piezas y con otros objetos pueden ocasionar arañazos y rozaduras en tus joyas. También se pueden producir nudos y enredos que al intentar eliminarnos pueden ocasionar otros daños mayores a la pieza. Para evitar todos estos posibles deterioros te recomendamos que guardes cada pieza por separado en una cajita, bolsita o en distintos compartimentos y que te las pongas y te las quites siempre con cariño y delicadeza, recuerda que llevas una pieza única y casi irrepetible.